Metodología de Investigación Científica.

martes, 9 de mayo de 2017

¿CÓMO FORMULAR OBJETIVOS EN UNA INVESTIGACIÓN DE TESIS?

¿CÓMO FORMULAR OBJETIVOS EN UNA INVESTIGACIÓN DE TESIS?

En una investigación científica, sabemos que los objetivos son parte esencial del problema. Por  consiguiente, mientras no esté bien definido el problema no será factible de plantearlos de forma correcta. Aquí consideramos algunos criterios:
  • Deben estar dirigidos a los elementos básicos del problema.
  • Deben ser claros y precisos.
  • Deben ser medibles y observables.
  • Deben ser expresados en verbo en infinitivo.
  • Deben seguir un orden metodológico.
  • El alcance de los objetivos debe estar dentro de las posibilidades del investigador.
  • Su formulación debe involucrar resultados concretos.
  • Señalar qué es lo que se debe investigar.
  • Ayudar a seleccionar recursos o técnicas por utilizar.
  • Señalar las metas por alcanzar.
En virtud de las razones expuestas anteriormente afirmamos que los objetivos, por su parte, constituyen una construcción del investigador para abordar un tema o problema de la realidad desde el marco teórico escogido. En la práctica, los investigadores suelen diferenciar entre objetivo general y objetivos específicos. Los primeros en mención son considerados el “foco” del estudio[1], del que se desprenden los objetivos específicos o preguntas de investigación. King, Keohane y Verba (1994) plantean dos criterios para elaborar los objetivos: en primera cuestión, estos deben representar interrogantes significativos para comprender el mundo real, lo cual permitirá conocer más acerca de uno o diversos aspectos de la realidad; en segunda cuestión, que impliquen una contribución al conocimiento acumulado en un área, vale decir un aporte a la teoría, a partir de una postulación de nuevas explicaciones causales, de inferencias descriptivas de nuevos conceptos, redefinición de procesos, etcétera. A estos dos criterios deberíamos agregarle un tercero: los objetivos de estudio deben ser susceptibles de ser contestados. Esto no significa que conozcamos la respuesta de antemano, sino que en el estado actual del conocimiento sea posible obtener al menos tentativamente. Las interrogantes para las cuales ya conocemos las respuestas de antemano no son objetivos de estudio; son enunciados prescriptivos o expresan opiniones ya formadas -que pueden o no ser muy ilustrativas e interesantes-.
En consecuencia, señalamos que los objetivos son formulados como proposiciones que contienen conceptos teóricos fundamentales, en las que el investigador postula una intención, por lo general explicitada por medio de un verbo en infinitivo de abordar un sector de la realidad en un espacio y tiempo determinado. El recorte temporal-espacial es una condición necesaria para encarar cualquier tipo de investigación; por lo que no se puede estudiar el mundo a lo largo de toda su historia.




[1] Robson, C. (1994) Bienes de Investigación Mundial. Un recurso para los científicos sociales e investigadores practicantes (Oxford: Blackwell Publishers). P. 28. Los objetivos se hace referencia a las unidades de análisis o los casos y el espacio - ámbito en el que se realizará el estudio. Las unidades o casos conforman el universo de estudio; las primeras se utilizan en investigaciones cuantitativas, y los segundos en estudios cualitativos.

¿QUÉ ES UNA HIPÓTESIS?

¿QUÉ ES UNA HIPÓTESIS?

En el campo de la investigación científica existen diversas definiciones que ayudan a establecer el concepto de hipótesis. Etimológicamente “es una explicación supuesta que está bajo ciertos hechos a los que sirve de soporte”. Una definición que transmite el concepto de hipótesis, utilizando la información o datos de que dispone el investigador es la siguiente: “un conjunto de datos que describen a un problema, donde se propone una reflexión y/o explicación que plantea la solución a dicho problema”.
Desde la óptica de Tamayo (2012) la hipótesis es el eslabón entre la teoría y la investigación, que nos conduce al descubrimiento de los nuevos hechos. Por ello surge  explicación a ciertos hechos y orienta la investigación hacia otros[1]. De manera que la hipótesis puede ser desarrollada desde distintas perspectivas, puede estar basada en una suposición, en el resultado de otros investigaciones, en la posibilidad de una relación semejante entre dos variables representadas en un estudio, o puede estar basada en una teoría mediante la cual una conjetura del proceso nos conduce a la pretensión  de que, si se dan ciertas condiciones, si pueden obtener ciertos resultados, vale decir, la relación causa–efecto.    
Mientras a juicio de Arias Galicia (1998) la hipótesis es una proposición respecto a algunos elementos empíricos y otros conceptuales y sus relaciones mutuas, que emergen más allá de los hechos y las experiencias conocidas, con el propósito de llegar a una mayor comprensión de los mismos[2].
Es importante destacar que los investigadores al formular hipótesis se imaginan nuevas factibilidades, partiendo de hechos conocidos. De modo que una  hipótesis es una anticipación en el sentido de que propone ciertos hechos o relaciones que pueden existir pero que todavía desconocemos, en efecto que no hemos comprobado que existan.
En consecuencia podríamos definir la hipótesis como una conjetura o suposición. Por lo general un problema de investigación es una pregunta que se plantea el investigador con la finalidad de darle una correcta respuesta, del mismo modo se puede incidir que la hipótesis es la respuesta anticipada que el investigador plantea a tal pregunta, respuesta que será sometida a una verificación empírica con los datos que recoja, ya sea de modo directa o indirecta.



[1] Tamayo y Tamayo, M. (2012) El Proceso de la Investigación Científica. México: editorial Limusa, p. 122.
[2] Arias, Fidias G.  (1998) Mitos y errores en la elaboración de Tesis y proyectos de investigación. Caracas: editorial Episteme, p. 28.

¿PARA QUÉ SIRVE UNA HIPÓTESIS?

¿PARA QUÉ SIRVE UNA HIPÓTESIS?

La formulación de todo tipo de hipótesis inicia con el análisis de los hechos. De manera que la hipótesis deberá explicar estos hechos. En ese sentido, todo tipo de hipótesis, se plantea con el propósito de explicar los hechos conocidos y predecir los desconocidos. En esa línea, una hipótesis sirve para Explicar los hechos existentes y Predecir otros nuevos (desconocidos).
Desde la perspectiva de Karl Popper, señala, “que mientras más fuerte sea la capacidad lógica de una hipótesis, más fácil será de comprobar”. Entonces, una hipótesis se constituye como la conclusión de un razonamiento con cierta probabilidad o verosimilitud, que se obtiene al estar analizando-sintetizando, en torno a los hechos o fenómenos, y en su formulación inducimos-deducimos a partir de las observaciones respecto a tales hechos o fenómenos.
Desde la postura de Pájaro Huertas (2002), la característica peculiar de la hipótesis radica en que sistematiza el conocimiento científico, integrando un sistema de abstracciones de la realidad que se observa. En la hipótesis, es una proposición lo que viene a ser el punto de atracción de todo ese sistema de conocimientos y hacia la cual convergen todos los restantes juicios. Los juicios que integran la hipótesis argumentan esta proposición o se derivan de ella, es decir, conducen a ella, se infieren o se derivan de ella[1].
La hipótesis es la forma de desarrollo del conocimiento científico pero no por ser un juicio-proposición. La proposición por sí sola, tomada aisladamente, no desarrolla el conocimiento acerca del objeto. Cumple su función solo si está relacionada con el conocimiento anterior, de veracidad admitida, y con las conclusiones que de él se infieren. En la hipótesis hay juicios fidedignos; una hipótesis privada de todo conocimiento verídico y demostrado, carece de valor científico. El conocimiento fidedigno constituye la base, el fundamento. Toda proposición tiene valor si está basada en hechos y leyes sólidamente establecidas[2].
La hipótesis por su esencia, comprende juicios problemáticos, es decir, juicios cuya veracidad o falsedad no ha sido demostrada aún; estos juicios problemáticos no han de ser conjeturas arbitrarias, su probabilidad debe estar argumentada por conocimientos anteriores ya demostrados. Una hipótesis formada por proposiciones arbitrarias no deja ninguna huella importante en la ciencia. Una hipótesis de este género no constituye una verdad objetiva. Cuando estas proposiciones se refutan, de la hipótesis no queda nada. La hipótesis científica verdadera incluye una proposición que puede ser refutada, pero que posee, además una serie de juicios verídicos que en el curso del desarrollo científico no sólo pasan de una hipótesis a otra, sino que se van haciendo más completos. El juicio-proposición, en la hipótesis científica debe estar argumentado con suficiente grado de probabilidad[3].
Si en los siglos XVII y XVIII los investigadores miraban con recelo a la hipótesis, pues consideraban que el pensamiento verídico podía y debía evitarla de alguna manera, a fines del siglo XIX y en el XX, comprendieron en cambio, que el conocimiento se desarrolla por medio de ella. En el siglo XXI es poco probable que un investigador niegue la importancia de la hipótesis en el conocimiento. En la doctrina de la hipótesis, lo principal no es ya el saber si desempeña un papel esencial en el conocimiento del mundo, sino lo que representa como forma de conocimiento científico, cuál es su relación con el mundo objetivo y qué carácter tiene el conocimiento en ella contenido.



[1] Pájaro Huertas, David, La Formulación de Hipótesis Cinta de Moebio [en linea] 2002, (diciembre) : [Fecha de consulta: 6 de mayo de 2017] Disponible en:<http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=10101506> ISSN 
[2] Dieterich, H. 1997. Nueva Guía para la Investigación Científica. Editorial Planeta.
[3] Ídem. 

martes, 17 de enero de 2017

LOS OBSTÁCULOS PARA LA ESCRITURA DE UNA TESIS

Obstáculos para la escritura de una Tesis

Cuando leemos un libro, artículo, una revista, tenemos la idea del enfoque del autor. En primer lugar, el editor del libro o la revista ha pasado por ahí, el revisor lingüístico ha sugerido las correcciones y pide  aclaraciones sin que esto salte a la vista en el texto. Como sugiere Gómez et al. Se debe también contar con los evaluadores que han estimado el manuscrito y proponen, a veces exigen, modificaciones. En efecto, el texto final está lejos  con frecuencia de la primera versión entregada. Dicho esto, es raro que un autor no encuentre nunca dificultad en la escritura: para la mayoría, escribir es una tarea más o menos angustiante, ocasionalmente fácil, pero siempre gratificante[1].

a.    Los bloqueos emotivos

Este tipo de bloqueos son los obstáculos más espantosos de todo tesista, porque son aquellos que el redactor mismo se crea antes de escribir una línea. Son esas trabas interiores que se deben superar regularmente, aunque algunos continúan renaciendo. Por ejemplo, un profesor de Metodólogia de Investigación, nos comentaba que después de escribir la versión final de un artículo, tenía como regla de no releer hasta que se publique, porque si cada vez que releía dicho artículo, encontraba errores y se auto reprendía “que bestia soy como no me di cuenta”. El mencionado profesor creía carecer de inspiración. Sin embargo, si él hubiera releído regularmente, no solo se habría dado cuenta que, periódicamente, un mismo sentimiento de depresión la animaba sino que también terminaba siempre encontrando la inspiración.    
En otro escenario, los estudiantes que comienza su investigación de tesis encuentran dificultades parecidas. En efecto, cualquier asesor de tesis no demora en darse cuenta de que no basta ofrecer un apoyo técnico y metodológico a los estudiantes que dirige; con mucha frecuencia, debe ayudarlos también a superar los obstáculos emotivos que pueden atrasar todo el proceso.
En ese sentido, algunos entendidos en la materia, señalan que en la escritura descuidamos la influencia  de la experiencia de nuestros estudios de nivel primario o secundario. (Rudestan y Newton, 2001, citado por Gómez et al) advierte que usualmente, los alumnos son animados a distanciarse de su experiencia y a describir una realidad que les es extranjera. En estas condiciones, la escritura puede fácilmente ser relacionada con una actividad fastidiosa donde el alumno se siente inadecuado, incapaz de sacar algo de lo que está en el corazón de su existencia. La revisión de las experiencias educativas más corrientes presenta  la escritura alrededor de estas creencias:
·         No es conveniente escribir sus propias ideas.
·         Escribir es una actividad ante todo fastidiosa que consiste en repetir sus ideas y las de los otros.
·         Lo que ha sido escrito será leído minuciosamente por los evaluadores en primer lugar y ante todo para la búsqueda de los errores.
Después de estas experiencias tan frecuentemente probadas en el sistema universitario no debe sorprender que muchos estudiantes se encuentren estancados frente a la hoja en blanco. Son ambivalentes: una parte misma de ellos quiere escribir y otra los arrastra hacia las distracciones, llevándolos a realizar más tarde lo que debería ser escrito hoy. Como la redacción de una tesis implica una parte de trabajo solitario, es fácil caer en la tentación de la diversión. Y las preocupaciones no faltan, atractivas las unas como las otras, reales o imaginarias. Si se cede, la redacción no avanza, lo que aumenta la ansiedad[2].

b.    Los bloqueos asociados a la tesis misma 

Otra categoría de obstáculos está relacionada con la tarea misma: redactar una tesis. Una vez más, la redacción de la tesis se extiende por varios años: en consecuencia, es necesaria la perseverancia y una buena organización desde todo punto de vista: para comenzar, un buen espacio para trabajar. Es muy útil tener un lugar donde las condiciones esenciales estén a la mano. Si es necesario, se debe prever utilizar las paredes para fijar el calendario de las tareas por hacer o un plan razonable del tiempo para trabajar, constancia, y apoyo de los otros. He ahí algunos ingredientes determinantes. Desde esta perspectiva, es necesario informar a sus allegados del avance de sus trabajos… ¡no son interminables! Por lo que estimados tesistas, la llave del éxito residirá en su capacidad de resolver estos problemas concretos de organización, y no solamente los dilemas teóricos. Redactar una tesis es más que escribir, porque la tierra no para de moverse y la vida continúa teniendo exigencias. “No deje que se le escape el proyecto de investigación. Bosqueje un plan de trabajo y actualícelo frecuentemente. Aprenda a organizar su tiempo para conservar el control del proyecto”[3]. Un consejo de un profesor con experiencia: “No se mude, a menos que sea expulsado de su vivienda. No se meta a hacer trabajos de remodelación.  No adopte un perro”[4].

c.    Los avatares de la vida personal   

Los problemas personales sobrevienen también; aquellos que nadie desea ni comprende, pero que hacen parte de la vida. La enfermedad es uno de ellos. Al respecto, se aconseja siempre a los estudiantes de todos los niveles hacer ejercicio regularmente: el ejercicio físico ayuda a concentrarse, a mantener la energía, el tono y el entusiasmo. Todos los médicos recomiendan hacer ejercicio (¡y dejar de fumar!). Esto vale no solamente para la población en general sino con mayor razón para los estudiantes que han iniciado un proyecto que exige concentración y esfuerzos constantes.
Por lo que un trabajo de tesis se requerirá de mucha energía. Asimismo, la relación de las parejas de enamorados se podría verse afectados porque la investigación absorberá gran parte del tiempo. De lo que resulta entonces que la redacción de tesis podría verse atrasada. Por ello es necesario tomar algunas precauciones para que el proyecto de uno no le ocupe todo el espacio: es necesario tomar en consideración el valor que la vida familiar y conyugal tiene para usted, su importancia en su existencia, el papel que juegan sus familiares en su vida. Cuando la tesis se termina, la vida retomará su curso, y el estudiante continuará viviendo con los suyos. Esto será preferible a no haberlos perdido por causa de una falta de visión de largo plazo.



[1] Gómez, M.A.; Deslauriers, J.P.; Alzate, M.V. (2010) Cómo hacer tesis de maestría y doctorado. Primera ed. Bogotá: Ecoe Ediciones, p. 108.
[2] Ídem, p. 110.
[3] Sharpe, J. A.; Peters, J.; Howard, K. (2002) The Management of a Student Research Project. Hampshire: Gower, p. 172.
[4] Bolker, J. (1998) Writing Your Dissertation In Fifteen Minutes A Day. New York: Holt, 82.

jueves, 12 de enero de 2017

CÓMO ENCONTRAR UN TEMA PARA INVESTIGACIÓN DE TESIS

¿CÓMO ENCONTRAR UN TEMA DE TESIS?

Allí surge la pregunta de los estudiantes: ¿cómo hago para encontrar un buen tema? Los estudiantes afortunados pueden contar con los trabajos de investigación que se han realizado anteriormente, una idea que ellos tienen en la cabeza desde mucho tiempo y que no espera sino la ocasión para ser explotada, un tema que han  abordado durante la etapa universitario y que quieren profundizar. En ese sentido, Ogden (2007) expresa esta sugerencia: “Haga énfasis sobre lo que usted conoce ya. Elabore una lista de temas sobre los cuales usted ya ha realizado  trabajos o sobre los cuales ha hecho cursos. Usted podrá darse cuenta de que ya ha hecho un buen trabajo con la reseña de escritos (…) El estudiante muy organizado debería poder utilizar los trabajos realizados en el marco de los cursos para plantear las bases de la tesis. En realidad, este tipo de estudiante es extremadamente raro”[1].  
De otra parte, otros autores señalan que algunos estudiantes pueden encontrarse en la niebla y no darse por enterados. No obstante, se sabe que la creación es con frecuencia precedida de una fase de indeterminación, inclusive de caos. En estas circunstancias se debe tener paciencia, no entrar en pánico sino ocupar la mente en otras tareas. Cuando la mente está en reposo, en un estado de confusión es cuando las ideas surgen: acordémonos de la historia de la manzana de Newton, de la bañera de Arquímedes y del teorema de Pitágoras: Eureka! He encontrado[2].
Para ello, por experiencia en esta etapa lo que se recomienda es en primer orden es hablar con los pares. Todos tenemos colegas, amigos, con los cuales estudiamos y que conocen nuestros intereses. Se debe iniciar por confiarles nuestra incertidumbre, incluso nuestro desconcierto y pedirles lo que, en su opinión, podría interesarnos. A menudo, ellos nos conocen mejor que nosotros mismos y pueden orientarnos en una dirección en el cual no habíamos pensado.  Según Rudestan y Newton (2001) citado en Gómez et al, recomiendan acudir a una lluvia de ideas (brainstorming): “La lluvia de ideas consiste en enumerar espontáneamente y sin ánimo crítico todas las ideas posibles en un período de tiempo dado para luego usted poder hacer un análisis crítico de cada idea y eliminar aquellas que son poco interesantes, estrafalarias o impracticables. Últimamente, es el conocimiento de la documentación científica el que determinará si una pregunta de investigación tiene potencialidad o no. Las publicaciones son las depositarias de la tradición de la investigación académica y ellas superan de lejos los límites de su conocimiento”[3]. Este ejercicio puede practicarse con un pequeño grupo de personas donde éstas puedan expresarse espontáneamente y sin  reservas.
Asimismo, se sugiere reunirse con diversos profesores y presentarles el problema. Ellos tienen la experiencia: en el pasado, han encontrado estudiantes que estaban en su misma situación y pueden ayudarlo a aclarar las ideas. Algunos programas ofrecen un seminario donde es posible jugar con las ideas y donde los estudiantes pueden ayudarse unos a otros discutiendo, criticándose y ofreciendo sugerencias.
Otra manera es leer las tesis. Pero, a cambio, usted no debe dejarse impresionar: lo que lee es el producto final precedido de varias versiones que no conocerá nunca pero que a usted le parecerán por supuesto menos sabias. La ventaja de esta lectura es que usted verá lo que otros estudiantes han hecho y cuál es el resultado de sus trabajos. A partir de diferentes documentos debidamente aprobados por su institución, usted verá cuales son las expectativas. Luego, advertirá también cómo los otros candidatos han estructurado sus trabajos.
En estos períodos de incertidumbre, una manera más arriesgada pero a veces también provechosa es la de leer, no importa qué. En ese sentido, porqué no aprovechar estos momentos para leer las obras que le interesan desde hace mucho tiempo,  pero para las cuales no ha tenido tiempo. Usted no perderá del todo: aprenderá cosas sobre un tema que trabaja y tendrá también el placer de poner en reposo su mente, dejarla abierta a las influencias, y dejarla disponible y en estado de inquietud.  Quizás es por este camino que la novedad se precipitará rápidamente. Para practicar con moderación, sin embargo, en la medida en que usted toma conocimiento de su tema y de los autores relacionados con él, usted atravesará los mismos de autores que son citados usualmente.  Esto es un buen signo: va por buen camino. Está en proceso de discernir su tema, destaca usted los autores claves y las obras esenciales[4].




[1] Ogden, E. H. (2007). Complete Your Dissertation or Thesis in Two Semesters or Less. Plymouth: Rowman  & Littlefield, p. 38.
[2] Gómez, M.A.; Deslauriers, J.P.; Alzate, M.V. (2010) Cómo hacer tesis de maestría y doctorado. Primera ed. Bogotá: Ecoe Ediciones, p. 24.
[3] Ídem, p. 25.
[4] Boutillier, S.; D’allongans, A. G.; Labère, N.; Uzunidis D. (2005). Méthodologie de la thèse et du mémoire. Paris: Studyrama, p. 166.

viernes, 30 de diciembre de 2016

VENTAJAS Y LIMITACIONES DEL USO DE CUESTIONARIOS EN LA ELABORACIÓN DE TESIS


El cuestionario es una técnica de recolección de datos en una investigación, presenta ventajas y limitaciones.
Entre las ventajas consideramos:
·         Alcanza a mayor número de personas simultáneamente.
·         Cubre una amplia área geográfica.
·         Se obtiene respuestas más rápidas y precisas, que materialmente serían inaccesible.
·         Proporciona más oportunidades y libertad en las respuestas porque los encuestados no se identifican.
·         Hay menos riesgo de distorsión, por la no influencia del investigador.
·         Se proporciona suficiente tiempo para responder a las preguntas que forman el cuestionario.
·         Permite una mayor uniformidad en la evaluación, debido a la naturaleza impersonal del instrumento
Limitaciones se puede mencionar:
·         La información que se obtiene es superficial.
·         La imposibilidad de tener certeza de que la información proporcionada por el entrevistado es real o corresponde a la realidad.
·         Dificultad de fiabilidad, una vez que las respuestas sufren influencias de las emociones de la ocasión y de las opiniones dominantes, determinadas de las diversas circunstancias de la vida.
·         La interpretación no correcta de las preguntas, dificulta la comprensión del entrevistado.
·         Exigencia de un universo más uniforme
·         Uniformidad aparente causada por el no entendimiento de las preguntas propuestas  a los encuestados.

·         El porcentaje de preguntas no contestadas es elevada en muchas ocasiones. 

miércoles, 28 de diciembre de 2016

VENTAJAS Y LIMITACIONES DEL USO DE LAS ENTREVISTAS EN LA ELABORACIÓN DE TESIS


Como técnica de recolección de datos, la entrevista presenta ventajas y limitaciones, aunque entre las técnicas de interrogación tiene una mayor flexibilidad. Se debe considerar que el entrevistador es la única fuente adecuada de motivación.
Entre las ventajas debemos considerar:

  •  Se utiliza en todos los segmentos de la población.
  • Proporcionar una mejor toma de muestras de la población general.
  • El entrevistador puede formular preguntas en diferentes formas y especificar significados.
  • Permite obtener informaciones precisas, pudiendo comprobar las discordancias de inmediato.
Entre las limitaciones que consideramos:

  • Dificultad de expresión y comunicación tanto del entrevistador como el entrevistado.
  • El otorgamiento de igual validez de todas las respuestas sin importar su emisor.
  • La discrepancia del informante sobre el significado de preguntas de la encuesta, lo que ocasionaría una falsa interpretación.
  • Posibilidad de que entrevistado sea influenciado por el entrevistador.
  • La retención u omisión de algunos datos de información relevantes por temor a ser identificado.
  • Insuficiencia de control sobre la situación de la recolección de datos.