Metodología de Investigación Científica.

viernes, 9 de agosto de 2013

CARACTERÍSTICAS DE UNA HIPÓTESIS EN UNA INVESTIGACIÓN


CARACTERÍSTICAS DE UNA HIPÓTESIS EN UNA INVESTIGACIÓN

En una investigación, para que una hipótesis se digna de consideración debe reunir ciertas exigencias. Según Tamayo (2012) son los siguientes:
·         Debe probarse
·         Establece una relación de hechos
·         Los hechos que relaciona son variables
·         La relación que se establece es de causa–efecto[1].
Otro punto de vista, corresponde a Hernández, et, al (2010) que la hipótesis deben tener las siguientes características[2]:
·         Las hipótesis deben referirse a una situación social real; las hipótesis sólo pueden someterse a prueba en un universo y un contexto bien definido.
·         Los términos (variables) de la hipótesis deben ser comprensibles, precisos y más concreto posible; es decir los términos vagos o confusos no tiene cabida en una hipótesis.
·         La relación entre variables propuesta por una hipótesis debe ser clara y verosímil (lógica). Debe quedar claro cómo se están relacionando las variables y esta relación no puede ser ilógica.
·         Los términos de la hipótesis y la relación planteada entre ellos deben ser observables y medibles, o sea tener referentes en la realidad; las hipótesis científicas, al igual que los objetivos y las preguntas de investigación, no incluyen aspectos morales ni cuestiones que no podemos medir en la realidad.
·         Las hipótesis deben estar relacionadas con técnicas disponibles para probarlas; este requisito está estrechamente relacionado con el anterior y se refiere a que al formular una hipótesis, tenemos que analizar si existe técnicas o herramientas de la investigación, para poder verificarlas, si es posible desarrollarlas y si se encuentran a nuestro alcance.
En una investigación científica la formulación de cualquier hipótesis debe respetar estándares establecidos por la epistemología; en virtud de ello, se presenta las características más resaltantes.
a.      No debe contener palabras ambiguas o no definidas.
b.      Los términos generales o abstractos deben ser operacionalizables. Esto es, tendrán referentes o correspondencias empíricas (hechos, objetos, fenómenos reales).
c.       Los términos abstractos, que no tienen referente empírico, no son considerados.
d.      Los términos valorativos no se consideran por no comprobarse objetivamente.
e.      Cuando sea posible, debe formularse en términos cuantitativos.
f.        La forma sintáctica debe ser la de una proposición simple. En ningún caso puede tener la forma de interrogante, prescripción o deseo.
g.      La hipótesis causal o estadística debe considerar sólo dos variables.
h.      Deberá excluir tautologías. Esto es, repetición de una palabra o su equivalente en una frase.
i.        Deberá evitar el uso de disyunciones; las que aparecen en proposiciones compuestas del tipo p o q, donde p y q son proposiciones simples cualesquiera.
j.        Deberá estar basada en el conocimiento científico ya comprobado y tomarlo como punto de partida. Esto es, considera al marco teórico.
k.       Deberá ser doblemente pertinente: a) en su referencia al fenómeno real de investigación y b) en el apoyo teórico que la sostiene.
l.        Deberá referirse a aspectos de la realidad que no han sido investigados aún, ya que un objetivo de la actividad científica es la producción de nuevos conocimientos.
m.    Finalmente, una característica de la hipótesis científica es su falibilidad. Esto implica que una vez comprobada puede perfeccionarse a través del tiempo.



[1] Tamayo y Tamayo, M. (2012) El Proceso de la Investigación Científica. México: editorial Limusa.
[2] Hernández, S. Fernández C. y Baptista L. (2010) Metodología de la Investigación. México: Mc Graw Hill.