Metodología de Investigación Científica.

viernes, 23 de agosto de 2013

PAUTAS PARA ESCOGER EL TEMA DE INVESTIGACIÓN


1.1.        EL TEMA DE INVESTIGACIÓN

1.1.1.   ¿Cómo se inician las investigaciones?
Los temas de investigación surgen de diferentes formas y para descubrirlos se necesita interés por la investigación, una actitud dinámica y reflexiva respecto a los diversos conocimientos existentes en cada profesión, tema, duda o inquietud que se quiera estudiar.
Bajo la óptica de la primera perspectiva, es que las investigaciones se inician en ideas, en esta etapa aún no interesa qué tipo de paradigma ni enfoque que habremos de seguir en nuestro estudio. Puesto que para iniciar una investigación siempre se necesita una idea; todavía no se conoce el sustituto de una buena idea. Por lo que las ideas constituyen el primer acercamiento a la realidad que habrá de investigarse (desde la perspectiva cuantitativa), o a los fenómenos eventos y ambientes para estudiar (desde la perspectiva cualitativa)[1].  
1.1.2.   Criterios para generar ideas para la investigación
Danhke[2] señala diversos criterios que inventores célebres han sugerido para genera ideas de investigación productivas, entre las cuales destacan:
·         Las buenas ideas intrigan, alimentan y excitan al investigador de manera personal. Al elegir un tema de estudio, concretamente una idea, es primordial que resulte atrayente. No hay nada más aburrido que trabajar en algo que no nos interese. En la medida en que la idea estimule y motive al investigador, éste se acoplará más en la investigación y tendrá una mayor voluntad para esquivar los obstáculos que se le presenten.
·         Las buenas ideas de investigación no son necesariamente nuevas pero sí novedosas. Pues bien, en muchas ocasiones es necesario actualizar o adaptar los planteamientos derivados de investigaciones realizados en contextos diferentes, o a través de nuevos caminos.
·         Las buenas ideas de investigación pueden servir para elaborar teorías y la solución de problemas. De hecho una buena idea puede conducir a una investigación que ayude a formular, integrar o probar una teoría o a iniciar otros estudios que aunados a una investigación, logren constituir una teoría, también generar nuevos métodos de recolectar y analizar datos. 
·         Generalmente las ideas que son vagas o amplias, deben traducirse en problemas más concreto de la investigación. Y esto se logra mediante la revisión bibliográfica que se refiere a la idea que se desarrolla.    
Por lo tanto nuestro aporte en este ítem radica en sugerirlos a los nuevos investigadores en tomar en cuenta: cuando una persona anhele realizar una investigación y en especial el trabajo de grado, su mayor preocupación e inquietud es determinar el tema a investigar. Esta decisión está establecida por algunas situaciones que intervienen notoriamente en el investigador.
Al respecto planteamos algunas interrogantes tales como:
·         ¿Se cuenta con el tiempo suficiente para desarrollarlo?
·         ¿Posee los recursos necesarios para realizarlo?
·         ¿El tema es de interés?
·         ¿Existe información sobre el mismo?
·         ¿Quién o en dónde se puede encontrar la información?
·         ¿Qué resultados personales y generales traerá el desarrollo de esa investigación?
Ahora bien, encontrando respuesta a los interrogantes anteriores pueden continuar a la selección del tema a través de la observación directa de la realidad que se quiere investigar y la consulta bibliográfica respectiva del tema propuesto.
Cabe precisar que esta última puede referirse no sólo a textos, revistas y/o documentos especializados, sino que también vale la pena remitirse a las tesis, tesinas que tengan relación con el tema planteado. Del mismo modo es necesario establecer las actividades y los recursos necesarios para realizar la investigación.
Lo importante es visualizar las etapas claves de la obtención de la información y los pasos obligatorios para llegar al objetivo propuesto y las dificultades que puedan presentarse, a fin de buscar la solución, antes que obstaculicen el tema de estudio.
Al reflexionar sobre el tema afirmamos que la persona que comprende la importancia que tiene para él la ejecución de un trabajo científico, no tendrá dificultad de encontrar para su investigación un tema apropiado, recuerden que no hay temas “malos” de investigación sino temas que no tienen claridad, ni conceptualización definida en la definición del tema de investigación.



[1] Hernández S, Fernández C, y Baptista L. (2003) Metodología de la Investigación. México: Mc Graw Hill, p. 30.

[2] Danhke, G. (1989) Investigación y Comunicación, en C. Fernandez-Collado y Danhke G. L. (comps.) La Comunicación humana: Ciencia Social, México: McGraw-Hill.