Metodología de Investigación Científica.

miércoles, 7 de agosto de 2013

OBJETIVOS DE LA INVESTIGACIÓN


Los objetivos se refieren a los propósitos por los cuales se realiza la investigación, por lo cual nos permiten dejar en claro cuáles van a ser los alcances de nuestra investigación.
Según Arias (1998), los objetivos de investigación son metas que se traza el investigador  en relación con los aspectos que desea indagar y conocer. Estos expresan un resultado o producto de labor investigativa[1]. Los objetivos de investigación no deben confundirse con actividades o procesos implícitos en el estudio.
Mientras desde la postura de Tamayo (1994), el objetivo de la investigación es el enunciado claro y preciso de los propósitos por los cuales se lleva la investigación, de manera que el objetivo del investigador es llegar a tomar decisiones y a desarrollar una teoría que le permita garantizar y resolver en la misma forma problemas semejantes en el futuro[2]. En consecuencia los objetivos constituyen los logros a alcanzarse en la investigación, lo que significa que los objetivos se conciben hacia la búsqueda de respuestas, de allí la pregunta ¿Qué se pretende lograr con la investigación?
Un mensaje que el autor considera es que los objetivos deben corresponderse con las preguntas realizadas en la formulación del problema de investigación y deben estar contemplados en la metodología propuesta.  Además un objetivo debe redactarse con verbos en  infinitivo, que se puedan evaluar, verificar y refutar en un momento dado.
Ahora bien, es importante tener cuidado especial al seleccionar los verbos en infinitivo que describan la acción que se pretende alcanzar o lograr. Al respecto se recomienda su redacción con verbos en infinitivo que sean posibles lograrse alcanzar durante la investigación, así como debe ser verificados o evaluados en determinado momento. Verbos en infinitivos más utilizados en una investigación. Explicar, identificar evaluar, describir, formular, clasificar, determinar, comparar, evaluar, proponer, analizar, verificar, comprender, estudiar, plantear, establecer,  relacionar, explorar, etcétera. Cabe precisar que no es aconsejable el uso de los verbos que indiquen propósitos como el mejorar, motivar, capacitar, enseñar, entre otros, afines que se orientan a lograr acciones finales, porque tales propósitos son muy difíciles de alcanzar durante el proceso de investigación.
1.1.1.   Clasificación de objetivos
Objetivo General: Según Méndez (2001), es el propósito general que tiene el investigador[3], de modo que los objetivos generales apuntan al tipo más general de conocimiento que se espera producir con la investigación.
Al respecto Balestrini (1997) sostiene que tiene el propósito global de estudio, no presenta detalles de los componentes  de estudio, sus fines se orientan hacia la totalidad de la acción cognoscitiva planteada. Tiene relación con el área temática que se pretende estudiar y con el título de la investigación[4].
Mientras Sánchez y Reyes (1986) consideran que el objetivo general expresa el logro terminal a alcanzar en la investigación[5].
Objetivos específicos: Indica los propósitos específicos por los cuales se puede lograr el objetivo general (Méndez, 2001, p. 52) Indican lo que se pretende realizar en cada una de las etapas de la investigación y que al ser alcanzados en conjunto nos permite garantizar que el objetivo general ha sido logrado.
Están relacionados con el objetivo general, se definen en términos operacionales, se debe presentar los componentes y elementos que se consideran alcanzar en la investigación. Se trata de desagregar a través de una acción de conocimiento, los elementos o dimensiones del problema presentes en el objetivo general (Balestrini, 1997, p. 78). Consecuentemente las posturas de Sánchez y Reyes (1986), consideran que los objetivos específicos están relacionados con los resultados o propósitos más específicos que se obtiene del objetivo general, puesto que son acciones y operaciones necesarias que se deben realizar para llegar al objetivo general[6].
1.1.2.   Preguntas a las que se debe responder la formulación de objetivos.
  • ¿Qué quiero realizar en la investigación?
  • ¿Qué es lo que busco conocer?
  • ¿A dónde quiero llegar?
1.1.3.   Funciones que cumple la formulación de los objetivos:
  • Sirve de guía para el estudio
  • Determina los límites y amplitud de estudio
  • Orienta sobre los resultados eventuales que se espera obtener
  • Permite determinar las etapas del proceso de estudio a realizar
1.1.4.   Criterios para la formulación de objetivos
Como hemos expuesto anteriormente los objetivos son parte esencial del problema. Por  consiguiente, mientras no esté bien definido el problema no será factible de plantearlos de forma correcta. Y se formula de la siguiente manera:
  • Deben estar dirigidos a los elementos básicos del problema.
  • Deben ser claros y precisos.
  • Deben ser medibles y observables.
  • Deben ser expresados en verbos en infinitivo.
  • Deben seguir un orden metodológico.
  • El alcance de los objetivos debe estar dentro de las posibilidades del investigador.
  • Su formulación debe involucrar resultados concretos.
  • Señalar qué es lo que se debe investigar.
  • Ayudar a seleccionar recursos o técnicas por utilizar.
  • Señalar las metas por alcanzar.
En virtud de las razones expuestas anteriormente afirmamos que los objetivos, por su parte, constituyen una construcción del estudioso para abordar un tema o problema de la realidad desde el marco teórico escogido. En la práctica, los investigadores suelen diferenciar entre objetivo general y objetivos específicos. Los primeros en mención son considerados el “foco” del estudio[7], del que se desprenden los objetivos específicos o preguntas de investigación. King, Keohane y Verba (1994) plantean dos criterios para elaborar los objetivos: en primera cuestión, estos deben representar interrogantes significativos para comprender el mundo real, lo cual permitirá conocer más acerca de uno o diversos aspectos de la realidad; en segunda cuestión, que impliquen una contribución al conocimiento acumulado en un área, vale decir un aporte a la teoría, a partir de una postulación de nuevas explicaciones causales, de inferencias descriptivas de nuevos conceptos, redefinición de procesos, etcétera. A estos dos criterios deberíamos agregarle un tercero: los objetivos de estudio deben ser susceptibles de ser contestados. Esto no significa que conozcamos la respuesta de antemano, sino que en el estado actual del conocimiento sea posible obtener al menos tentativamente. Las interrogantes para las cuales ya conocemos las respuestas de antemano no son objetivos de estudio; son enunciados prescriptivos o expresan opiniones ya formadas -que pueden o no ser muy ilustrativas e interesantes-.
En cuanto a dicho extremo señalamos que, los objetivos son formulados como proposiciones que contienen fundamentales conceptos teóricos, en las que el investigador postula una intención, por lo general explicitada por medio de un verbo en infinitivo de abordar un sector de la realidad en un espacio y tiempo determinado. El recorte temporal-espacio es una condición necesaria para encarar cualquier tipo de investigación; por lo que no se puede estudiar el mundo a lo largo de toda su historia.




[1] Arias, Fidias G.  (1998) Mitos y errores en la elaboración de Tesis y proyectos de investigación. Caracas: editorial Episteme, p. 37
[2] Tamayo y Tamayo, M. (2012) El Proceso de la Investigación Científica. México: editorial Limusa, p. 141
[3] Méndez A. y Carlos E. (2001) Metodología. Guía para elaborar diseño de investigación. México: McGraw-Hill, p. 52
[4] Balestrini Acuña Miriam (1997) Cómo se elabora el proyecto de investigación. Caracas: Consultores Asociados BL, p. 64
[5] Sánchez Carlessi y Reyes Carlos (1986) Metodología de la Investigación Científica. Aplicados a la Psicología Educación y Ciencias Sociales, p. 118.
[6] Ibídem, p. 118.
[7] Robson, C. (1994) Bienes de Investigación Mundial. Un recurso para los científicos sociales e investigadores practicantes (Oxford: Blackwell Publishers). P. 28. Los objetivos se hace referencia a las unidades de análisis o los casos y el espacio - ámbito en el que se realizará el estudio. Las unidades o casos conforman el universo de estudio; las primeras se utilizan en investigaciones cuantitativas, y los segundos en estudios cualitativos.